Una prueba de sangre permite detectar el cáncer de ovario en fases tempranas

Investigadores de las Universidades de Griffith y Adelaide, ambas en Australia desarrollaron un análisis de sangre que permite detectar el cáncer de ovario en fases tempranas según reporta “Medical News Today”.

 

De acuerdo los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en 2016, el cáncer de ovario ocupó el 7.7% de las causas de muerte por cáncer en mujeres de 18 a 29 años.

 

La detección temprana del cáncer permite reducir la tasa de mortalidad. Se estima que el 94% de las personas cuyo cáncer es detectado en fases tempranas tienen un buen pronóstico y una buena respuesta al tratamiento. Por esta razón es importante contar con métodos que puedan detectar de manera precisas el cáncer en sus primeras fases.

 

Actualmente existen dos métodos para detectar el cáncer de ovario en fases tempranas además de la citología cervical (también conocida como la prueba de Papanicolaou): el ultrasonido transvaginal y una prueba de sangre llamada CA-125.

 

Ambas pruebas tienen sus limitaciones. El ultrasonido puede detectar tejidos anormales en el útero, ovarios y trompas de Falopio, pero no puede determinar si dichos tejidos son cancerígenos. La prueba de sangre por su lado, puede detectar antígenos presentes en el cáncer, pero que también pueden aparecer en otras condiciones como el embarazo, la endometriosis, quistes ováricos, enfermedades inflamatorias pélvicas, hepatitis y cirrosis.

 

Afortunadamente, los investigadores encontraron una bacteria que puede ayudar al diagnóstico del cáncer de ovario en fases tempranas. Su nombre es Escherichia coli y tiene la capacidad de detectar células cancerígenas. La bacteria reconoce las cadenas anormales de azúcar presentes en las células cancerígenas y las libera en el flujo sanguíneo.

 

Los investigadores diseñaron una versión inofensiva de Escherichia coli con el fin de utilizarla para detectar el cáncer de ovario. Si en una muestra de sangre tomada de alguien a quien se le inyecto la bacteria se encuentran las mencionadas cadenas de azúcar, quiere decir que tiene cáncer.

En un estudio publicado por la revista “Biochemical and Biophysical Research Communications”, se probó la efectividad de este procedimiento con resultados satisfactorios. La prueba permitió detectar el cáncer en 90% de las pacientes con cáncer de ovario en fases tempranas y en el 100% de aquellas que estaban en fases avanzadas. Además, no se detectó ningún falso positivo en las muestras tomadas de personas sanas.

 

Los investigadores buscarán expandir este estudio con un número mayor de muestras de sangre y esperan que pronto esté disponible para el público general.

 

Fuentes:

Medical News Today

Biochemical and Biophysical Research Communications