Se descubre correlación entre la altura y el riesgo de cáncer

Durante años ha existido la hipótesis de que una mayor estatura conlleva a un mayor riesgo de cáncer. Recientemente, Leonard Nunney, profesor de biología en la Universidad de California (En estados Unidos), demostró esta hipótesis, según reporta La Vanguardia.

 

En un estudio publicado por la revista “Proceedings of the Royal Society B”, en el que aparece como único autor, Nunney estudió 10 000 casos de hombres y mujeres con cáncer. La relación entre el cáncer y la altura fue calculada mediante un análisis estadístico.

 

Los resultados arrojaron que, por cada 10 centímetros de altura por encima del promedio, el riesgo de padecer cáncer aumentaba en un 10%. Este aumento es mayor en las mujeres que en los hombres, pues en las primeras, el aumento del riesgo de cáncer por cada 10 centímetros es de 12% mientras que en los segundos es de 9%. El estudio considera como 162 centímetros la altura promedio para las mujeres 175 centímetros para los hombres.

 

Para el estudio se tomaron en cuenta 22 tipos de cáncer: tiroides, piel (melanoma), linfoma (no hodgkin), colón, riñón, ovario, mama, endometrio, tracto biliar, sistema nervioso central, recto, leucemia, pulmón (en no fumadores), hígado, mieloma múltiple, vejiga, pulmón (en fumadores), páncreas, estomago, laringe, y cérvix. De éstos, únicamente los últimos cuatro no mostraron una correlación entre la altura y el riesgo de padecerlos.

 

Las hipótesis anteriores afirmaban que la relación entre la altura y el cáncer se debe a algunas actividades de las hormonas del crecimiento y a factores ambientales. Sin embargo, Nunney descarta esta hipótesis y afirma que el riesgo de debe a que las personas más altas tienen más células en su cuerpo por lo que es más probable que éstas tengan presenten mutaciones y se vuelvan cancerígenas.

 

En el caso del melanoma (el cual presentó la segunda correlación más fuerte solo después del cáncer de tiroides), el riesgo también se debe a que, en personas más altas, las células de la piel deben dividen con más frecuencia, lo cual también aumenta la probabilidad de que aparezcan mutaciones.

 

A pesar de que exista esta correlación, Nunney afirma que la altura no implica un riesgo de cáncer más elevado que el que conllevan algunos hábitos como el tabaquismo.

 

Fuentes:

La Vanguardia

Proceedings of the Royal Society B

Compartir: