Omega 3 ayuda al cuerpo a combatir el cáncer

Un estudio publicado en la revista “Journal of Medicinal Chemistry” encontró que los ácidos grasos omega 3 potencian una respuesta anticancerígena natural según reporta Medical News Today.

 

Nuestro cuerpo cuenta con sistema natural para regular el dolor llamado sistema endocannabinoide (o SEC). Este sistema trabaja en conjunto con los sistemas inmunes y nerviosos para reducir el dolor y la inflamación. Su nombre proviene de la planta del cannabis, ya que sus mecanismos moleculares y efectos son similares a los de esta planta, pero sin los efectos psicotrópicos y adictivos de la última.

 

Hallazgos recientes descubiertos por el equipo de investigación de la doctora Aditi Das –experta en bioquímica celular– revelan que cuando el cuerpo metaboliza ácidos grasos omega 3 –cadenas de ácidos grasos poliinsaturados que se obtienen de algunos alimentos como el pescado y nueces–, el SEC produce moléculas llamadas epóxidos endocannabinoides que tienen propiedades anticancerígenas.

 

El equipo de Das encontró que los ratones con osteosarcoma (un tipo de cáncer de hueso muy agresivo) presentaban más epóxidos endocannabinoides que los ratones sanos, lo cual sugiere que existe una relación entre éstos y el cáncer. En un principio, los investigadores no sabían si estas moléculas atacaban o favorecían al cáncer, pero tras analizar sus propiedades se dieron cuenta que contribuían a destruir el cáncer.

 

Los epóxidos endocannabinoides son capaces de destruir células cancerígenas, pero con una potencia mucho menos que una quimioterapia convencional. Sin embargo, la importancia de estas moléculas no se encuentra en su capacidad para destruir células cancerígenas, sino en la prevención de la metástasis. Específicamente, estos epóxidos bloquean los vasos sanguíneos que alimentan al tumor e impiden que las células cancerígenas viajen a otros órganos del cuerpo.

 

La Dra. Das afirma que el consumo de omega 3 puede tener efectos beneficiosos, sin embargo, cuando el cáncer está presente, se requieren de mecanismos de acción más rápidos, por lo que ella y su equipo buscaran maneras de estimular de manera más rápida y efectiva al SEC.

 

Fuentes:

Medical News Today

Journal of Medicinal Chemistry

Compartir: