Nuevo complejo proteico descubierto fortalece varios tipos de cáncer

Investigadores del Hospital de investigación para los niños St. Jude en Estados Unidos descubrieron que un compuesto proteico (es decir una unión de muchas proteínas) llamado blanco de la rapamicina en los mamíferos 3 (mTORC3, por sus siglas en inglés) está involucrado en la resistencia al tratamiento de algunos tipos de cáncer infantiles, incluyendo leucemia, medulloblastoma (un tipo de cáncer de cerebro) y cáncer de hígado, según reporta “Medical News Today”.

El complejo mTORC3 forma parte de una familia de complejos proteicos llamada mTOR, la cual ha sido ampliamente estudiada en los últimos 25 años. Sin embargo, los estudios anteriores solamente habían tomado en cuenta los complejos mTORC1 y mTORC2, sin considerar que mTORC3 también podía jugar un rol en el cáncer.

Los complejos mTORC1 y mTORC2 potencian el crecimiento del cáncer. Por suerte, existe un fármaco llamado rapamicina que puede inhibirlos, de ahí su nombre. A pesar de esto, muchos tumores desarrollan resistencia a la rapamicina, lo cual limita los efectos del fármaco.

El equipo de investigadores, liderado por Gerard Grosveld encontró la causa de esta resistencia. La culpable es una proteína llamada ETV7, la cual sorprendió al equipo de investigación cuando descubrió que no pertenecía a los complejos mTORC1, ni 2, sino a mTORC3.

Tras este descubrimiento, los investigadores realizaron experimentos con cultivos de células cancerígenas para observar el comportamiento de esta proteína. Los que encontraron fue que cuando se eliminaba ETV7, mTORC3 se volvía vulnerable a la rapamicina.

Posteriormente se realizó otro experimento en ratones a los que se les había inducido tumores en la masa muscular. Lo que observaron fue que mTORC3 aumentaba la agresividad de los tumores. Estos resultados pueden consultarse en la revista “Science Advances”.

Los investigadores ahora buscaran crear un fármaco que inhiba ETV7 con el fin de poder atacar al complejo mTORC3.

 

Fuentes:

Medical News Today

Science Advances

Compartir: