La inmunoterapia ahora también potencia a las células NK

La inmunoterapia es uno de los tratamientos más prometedores contra el cáncer, consiste en eliminar los escudos que usan las células cancerígenas para evadir al sistema inmunológico, permitiendo a éste atacar al tumor. Este tratamiento provoca, en la mayoría de los casos, menos efectos secundarios que los tratamientos tradicionales contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia.

Muchos tratamientos inmunoterapeuticos se basan la acción de las células T, un tipo de células asesinas del sistema inmunológico encargadas de eliminar agentes peligrosos dentro de nuestro cuerpo como el cáncer. Los inhibidores de puntos de control son un ejemplo de este tipo de tratamiento, pues su acción consiste en inhibir proteínas especificas presentes en las células cancerígenas que bloquean los ataques de las células T.

Según reporta ABC, una investigación reciente publicada por la revista “Journal of Clinical Investigation”demostró que los inhibidores de puntos de control también pueden potenciar la acción de otro tipo de células asesinas, las células “Natural Killer” (asesinos naturales o NK).

Este descubrimiento se llevó a cabo cuando los investigadores observaron que ratones con distintos tipos de cáncer mostraban mejorías cuando se les administraba inhibidores de puntos de control aun cuando no contaban con células T. Esto indicaba que había otro tipo de células combatiendo el tumor y que se beneficiaba de estos inhibidores. Sin embargo, cuando a estos mismos ratones se les agotaban las células NK, el tratamiento dejaba de tener efecto.

Posteriormente los investigadores encontraron en las células NK receptores para las proteínas que usa el cáncer para detener su acción, iguales a los presentes en las células T, lo cual explica porque estas células podían atacar al tumor tras la administración de los inhibidores de puntos de control.

Según afirman los investigadores, estos hallazgos responden a la pregunta de porque algunos pacientes cuyas células T se encuentran desactivadas responden a los inhibidores de puntos de control.

Con este conocimiento, se podrán considerar a las células NK dentro de los tratamientos inmunoterapeuticos para mejorar la potencia de los mismos.

Fuentes:

ABC

Journal of Clinical Investigation

Compartir: