El cáncer de mama recurre a las células de la médula ósea

Los fibroblastos son un tipo de células de la médula ósea. Como su nombre lo indica, sintetizan las fibras de nuestro cuerpo, y también mantienen la matriz extracelular.

 

Un estudio reciente publicado en la revista “Journal of Experimental Medicine” encontró que los fibroblastos ayudan al cáncer de mama a realizar metástasis, según informa “Medical Xpress”.

 

Los tumores sólidos están rodeados por células que no son cancerígenas pero que pueden ayudar al cáncer a crecer y a propagarse. En el cáncer de mama, algunas de éstas células son fibroblastos, los cuales promueven la creación de nuevos vasos sanguíneos para alimentar al tumor, la inflamación y la proliferación del cáncer.

 

Muchos de los fibroblastos presentes en los tumores de mama originaron del tejido de los senos que rodea al tumor. Sin embargo, éstos no son los únicos fibroblastos en este tipo de tumores ni los más peligrosos.

 

Los autores del estudio descubrieron que, los ratones con cáncer de mama, también cuentan con una gran cantidad de fibroblastos derivados de las células madre mesenquimales de la médula ósea dentro de sus tumores mamarios.

 

Estos últimos fibroblastos se diferencian de los primeros en que no cuentan con una proteína llamada PDGFRα. Esto les permite ser mucho más efectivos al momento de crear nuevos vasos sanguíneos gracias a una proteína que producen llamada clusterina.

 

Esto no es verdad solo para los ratones, pues los investigadores encontraron que los tumores de mama humanos también contienen fibroblastos sin PDGFRα, y que mientras menor sea la cantidad de esta proteína en dichos tumores, mayor es su agresividad.

 

Fuentes:

Medical Xpress

Journal of Experimental Medicine