CRISPR modifica células T para atacar a las células del cáncer

La prueba se realizará en 18 pacientes de California y Texas, a los que se les extraerá linfocitos T. En el laboratorio, los científicos utilizarán la tecnología CRISPR para ejecutar tres modificaciones en su material genético: la primera introducirá un gen que detecta el cáncer e instruye al linfocito T a atacarlo; la segunda elimina una proteína existente en el linfocito que podría interferir en ese proceso; la tercera evitará que las células cancerígenas inutilicen a los linfocitos. Una vez realizado el ‘cortapega’, se introducirán en los pacientes para comprobar la respuesta del organismo a esta modificación genética.

Si hay una técnica en la que la biomedicina tiene puestas sus esperanzas para combatir el cáncer, es CRISPR, una tecnología de modificación genética que simplifica y facilita los cambios en el genoma. Esta especie de «cortapega» genético acaba de recibir la aprobación del comité asesor sobre investigación genética de los Institutos Nacionales de la Salud para poner en marcha un ensayo clínico en humanos.

El estudio se dedicará a pacientes con cáncer, con la idea de mejorar las técnicas de inmunoterapia para el tratamiento de mieloma, sarcoma y melanoma. El objetivo es modificar genéticamente linfocitos del sistema inmunológico para que sean más eficientes en el tratamiento del cáncer.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios