En Ginebra, en 1990 se publicaron los Derechos del Enfermo Terminal, reconocidos por la Organización Mundial de la Salud:

  1. • Estar libre de dolor.

  2. • No ser engañado.

  3. • Ser tomado en cuenta para su tratamiento.

  4. • Ser tratado como persona hasta el momento de su muerte.

  5. • Mantener una esperanza, cualquiera que ésta sea.

  6. • Obtener una respuesta honesta, cualquiera que sea su pregunta.

  7. • Obtener la atención de médicos y enfermeras, incluso si los objetivos de curación deben ser cambiados por objetivos de confort.

  8. • Expresar, a su manera, sus sentimientos y sus emociones, lo que respecta al acercamiento de su muerte.

  9. • Recibir ayuda de su familia y para su familia en la aceptación de su muerte.

  10. • Conservar su individualidad y no ser juzgado por sus decisiones, que pueden ser contrarias a las creencias de otros.

  11. • Ser cuidado por personas sensibles y competentes que van a intentar comprender sus necesidades, ayudándole a enfrentar la muerte.

  12. • No morir solo.

  13. • Morir en paz y con dignidad.

  14. • Que su cuerpo sea respetado después de su muerte.